Óscar Chávez, el cantor del pueblo olvidado, asciende a Macondo

FOTO Fb Javier Narvaez

Arturo Mendoza Mociño

Los Caifanes puso a Óscar Chávez en el corazón de millones de mexicanos con sed de justicia social y libertades.

https://www.youtube.com/watch?v=CQcO23ovcec&feature=share&fbclid=IwAR3mJx26fWoSitoC08jxLCNY0Zc0UEG6hNKVjCKqWEFkQhObkyLa2S9ehn0

El largometraje Los Caifanes fue estrenado en 1967 y fue  dirigida por Juan Ibáñez. El guión del filme fue escrito a cuatro manos por Carlos Fuentes e Ibáñez. Allí Julissa (Paloma), Enrique Álvarez Félix (Jaime de Landa), Óscar Chávez (El Estilos), Ernesto Gómez Cruz (El Azteca), Sergio Jiménez (Capitán Gato), Socorro Avelar (trabajadora del cabaret), Carlos Monsiváis (Santa Claus), Tito Novaro, Norma Lazareno y Arturo Ripstein (invitados a la fiesta), recrean las desigualdades sociales de Ciudad de México, pero también la vida nocturna de la capital mexicana en los años jipitecas del sexo, drogas y rock and roll.

El oído atento de Fuentes, capturado en la novela “La región más transparente”, se despliega en los diálogos de una travesía de la juerga, el chacoteo, la cábula y la gandallez chilangos en cabarets, parques, funerarias, fondas y plazas públicas como un preámbulo de lo que sería la noche sangrienta del 2 de octubre de 1968.

Allí cantó Chávez que él y sus amigos caifanes estaban “Fuera del mundo”

https://www.youtube.com/watch?v=rT0WTIL3NGk&feature=share&fbclid=IwAR0PzQiwluOuSvyiTc1JVfdpNZkM7xt79Ofk4m4ZoyEJQePbFz2-oOf_qhM

E interpretó ese canto de amor que meció tantos corazones “Por ti”

https://www.youtube.com/watch?v=-K7BV-vCN38

Ya después, instalado como un símbolo sexual, por su voz, ceñidos pantalones y patillas decimonónicas, honró al novelista colombiano Gabriel García Márquez y musicalizó cómo se ama, se sueña y se levita en el pueblito de Macondo y sus torbellinos de mariposas amarillas  en Cien años de soledad.

https://www.youtube.com/watch?v=l_Q51xuJC8U

Y así fue poblando el querer capitalino con otras canciones del repertorio de corridos revolucionarios, canciones de protestas y loas a la hierba santa llamada mariguana.

Faltaban unos cuantos minutos para que en la Gran Tenochtitlan el reloj de la Catedral Metropolitana marcara las cinco de la tarde y se confirmara su muerte por el Covid-19 que lo hizo internarse en el Hospital 20 de Noviembre. Fue entonces que sonó “La Ixhuaeca”

https://www.youtube.com/watch?v=OHJ29BMifZE

Lector consumado, el cantautor participó en la colección Voz viva de México donde recitó poemas de Sor Juana Inés de la Cruz, Gilberto Owen y Amado Nervo.

Fue egresado de  la Escuela de Arte Teatral del Instituto Nacional de Bellas Artes, en la Academia de Teatro del maestro japonés Seki Sano y en el Teatro de la Universidad (UNAM), pero fue su voz la que lo ha fijado, para siempre, en el imaginario político nacional.

Poco a poco las nubes de la metrópoli se fueron agolpando y soltaron varias lágrimas zurdas y de obsidiana. Llueve en la Ciudad de México en la hora de la muerte de Óscar Chávez, acallado por el Covid-19 que también se ha llevado consigo a 1859 mexicanos más.

Ráfagas de tristeza se esparcieron por todas las redes sociales:

  • Una canción hermosa (“Por ti”) de un gran cantante. ¡Buen viaje, Óscar Chávez!.
  • ¡Hoy estoy llorando con ganas! ¡Ha muerto Óscar Chávez! ¡Puto covid de mierda! #OscarChávez «Aquí se queda…tu querida presencia» #HastaSiempreCaifán
  • Esta canción (“Mi abuelo”) me pone sumamente sensible: Porque mi abuelo y mi padre murieron por la justicia…Yo pienso que esa señora los jacales no visita.
  • «En el campo vuelve a oírse al campesino gritando: la tierra debe de ser de quien la está trabajando».
  • Fue parte del soundtrack de mi infancia y mi juventud. Se nos ha ido el Caifán Mayor. Estoy muy triste. Descanse en paz.
  • Qué tristeza, este es un pésimo momento para morir. #QuedateEnCasa Hasta siempre Óscar Chávez.
  • Los cíen años de Macondo suenan en el aire. Sin Óscar Chávez, nosotros los caifanes ya no seremos los mismos. Descansa en paz Maestro.

Contados aplaudieron su luminosa existencia de 85 años. Les ganó la pena. Se les atormentaron los recuerdos. En tantos, en efecto dominó, se impuso la necesidad de escucharlo de nuevo para conjurar la muerte, para seguir diciendo

No

Ni madres

¡No puede ser cierto!

Puuuta mandre.

En la Colonia Nápoles, el escritor Edgardo Bermejo no pudo más y buscó  el minuto 33 de «El grito», el documental sobre el movimiento del 68, donde aparece Chávez cantando con su guitarra en las islas de Ciudad Universitaria, al sur de la Gran Tenochtilán. Se le ve, desafiante, la camisa arremangada, sus enormes patillas y la gran voz que hoy se apagó. Esta imagen, para el ex agregado cultural de México en Beijing, resume una vida.

https://www.youtube.com/watch?time_continue=2030&v=5OCIdR9EHOc&feature=emb_logo&fbclid=IwAR2LgobwWsEtiSZ1io_UFOlw04863dXK3Nn-xycq83JdZYpbrayQRfbseaM

A partir de este día, en el que el priísta hidlaguense Miguel Osorio Chong anunció por twitter estar afectado por el Covid-19, el Caifán Mayor que tanto combatió las tiranías del tricolor por ochenta largos años seguirá cantando desde esa otra realidad que la sabiduría azteca llamó Mictlán.

Periscopio CDMX

Comments

comments